El alcalde de Rancagua, Juan Ramón Godoy, notificó a la empresa de comida rápida McDonald’s que tiene cinco días hábiles para presentar la documentación de recepción al Departamento de Obras de la Municipalidad. El restaurante, ubicado en Av. Miguel Ramírez #689, no poseería un estudio de impacto vial, por lo que se anticipó una eventual clausura del conocido local.

“Hemos recibido expresamente los reclamos de los vecinos respecto a la enorme congestión vehicular que se genera en Miguel Ramírez”, argumentó Godoy, quien apeló al artículo 145 de la Ley de Urbanismo y Construcciones, que establece que “ninguna obra podrá ser habitada o destinada a uso alguno antes de su recepción definitiva parcial o total”. “

«Lamentablemente, este permiso de edificación se otorgó en el año 2020 y obvió algo que es fundamental: el estudio de impacto vial. La Seremi de Transporte siempre recomienda que cualquier tipo de obra que afecte algún eje estructurante de la ciudad debe tener un estudio de impacto vial, sin embargo esto se obvió y nunca se solicitó en la administración anterior”, añadió el edil de la ciudad histórica.

Finalmente, Juan Ramón Godoy declaró que la alta congestión “causa una enorme inseguridad vial” y que la Municipalidad va “a instalar señaléticas de no estacionar ni detenerse y, quienes estén causando este taco, también pueden arriesgar multas producto de la congestión que se ocasiona”.

Share.

Leave A Reply